Encontrá el perfil que estas buscando

La búsqueda por generar una mayor eficiencia energética es algo que viene desde hace tiempo. Ello no solamente tiene implicancias en el medio ambiente, sino también en la economía general de las personas y de las familias. Tanto en los meses más cálidos del verano como en los más fríos del invierno, lograr una buena eficiencia de energía y un ahorro en el consumo de la misma es todo un desafío. Por eso, a continuación, te vamos a comentar algunas claves a tener en cuenta para lograrlo.

Control de temperatura

El primer desafío en este sentido tiene que ver con lograr una temperatura adecuada en los hogares. En los meses de invierno, cuando la calefacción se coloca por encima de los 20 grados, empieza a facturar un porcentaje más alto por cada grado extra. Lo mismo sucede en verano, cuando el consumo es muy grande si los aires acondicionados se colocan por debajo de los 24 grados.

Una forma de controlar la temperatura de los hogares es a través de termostatos inteligentes y programables. Con estos, podemos elegir los horarios de funcionamiento de los dispositivos, como así también la temperatura a la que llegarán y controlar que se apaguen cuando esto suceda. Otro factor importante tiene que ver con que los radiadores estén en buen estado. Si están limpios de polvo y si no tiene objetos cerca que los bloqueen, el rendimiento aumentará considerablemente, por lo que se logrará un ahorro de energía.

Aprovecho de la luz

La luz natural puede ser una gran aliada, especialmente en el invierno. Mientras más se aproveche el calor del Sol, mayor ahorro se generará en la energía a final del mes. En lo que respecta al verano, se recomienda acudir a cerramientos y ventanas que sean fabricados en materiales que permitan una mayor eficiencia, como es el caso del aluminio. De esta manera, se logra un mayor aislamiento térmico de los espacios, por lo que el frío o el calor que se haya logrado en el interior de la casa no se va a perder por la temperatura de afuera, necesitando los calefactores y los aires acondicionados menos tiempo.

La ubicación y uso de los electrodomésticos

Aunque pueda parecer que no tiene nada que ver una cosa con la otra, los electrodomésticos también inciden en la eficiencia energética que se logra dentro del hogar. Siempre se recomienda dejar la heladera o los congeladores lejos de fuentes de calor como pueden ser las hornallas, el horno, la estufa, pero también lejos del contacto directo con el Sol, es decir, lejos de las ventanas. Esto se debe a que el electrodoméstico, en caso contrario, va a necesitar una energía mayor para mantener las bajas temperaturas en su interior, puesto que el entorno lo condiciona considerablemente.

También debemos tener en cuenta, en el caso de los electrodomésticos, que la alternativa stand by también consume energía, por lo que no se recomienda su utilización. Es importante que los electrodomésticos que no se estén utilizando (con excepción del freezer y la heladera) se desenchufen cuando están fuera de uso, incluyendo los cargadores.

Los comentarios están cerrados.

Llámenos

Llámenos ahora y háganos su consulta!