Encontrá el perfil que estas buscando

Desde hace tiempo, las sociedades, las empresas y los gobiernos han tomado cada vez más conciencia respecto a la importancia de cuidar el medio ambiente. Esto lleva a distintas búsquedas. Una de las más frecuentes tiene que ver con alcanzar energías renovables. En este sentido, independientemente del escenario que se elija y de los sistemas tecnológicos que se implementen, determinadas aleaciones metálicas como es el caso del aluminio, el acero, el níquel, entre otras, desempeñarán un rol clave.

En el planeta, es posible encontrar una gran diversidad de fuentes de energía. Estas, distintas a la que conocemos tradicionalmente como la electricidad. Utilizar diferentes fuentes alternativas puede ser un gran beneficio no solamente para la vida cotidiana de las personas en general, sino para el bienestar del medio ambiente. Cada vez resulta más importante tomar acciones fundamentales y de manera rápida para poder retroceder en los daños ocasionados al entorno natural y poder revertir la situación que, hoy, genera grandes focos de incendios, descongelamiento de glaciares, entre otros problemas de gravedad que afectan a todas las especies que habitan sobre La Tierra, incluyendo a los seres humanos.

El rol de los metales en las nuevas energías

Ahora que hemos visto la importancia de pensar en energías renovables, es momento de conocer cuál es el papel que los metales cumplen en este desarrollo. Por eso, a continuación, veremos algunas fuentes conocidas de energías renovables y cómo los metales las facilitan.

Paneles solares

La energía solar recolecta energía del Sol a través del uso de paneles colectores térmicos. Habitualmente, la cubierta de los paneles colectores es de un vidrio especial que resiste las altas temperaturas. Para la absorción, se suele usar cobre o dos placas conformadas de metal. En lo que respecta a la carcasa, esta suele ser de aluminio o acero. De esa manera, se protege de la corrosión y se evita el deterioro por radiación solar.

Energía eólica

Se considera máquina eólica a todo dispositivo que es accionado a través del viento. Si se utiliza energía mecánica directamente, se cuenta con un aeromotor que se encarga del trabajo. En caso contrario, si se acciona utilizando un generador eléctrico, se le da el nombre de aerogenerador. Con una mayor demanda de energía eólica, aumenta también la demanda de aleaciones de níquel y cobre. Esto se debe a que su combinación permite una mejor resistencia a la corrosión y una mayor fuerza.

Energía hidráulica

Otra posibilidad dentro de lo que se considera energías renovables es la energía hidráulica. Esta se produce a través del agua que se retiene en embalses. También se puede hacer a través de pantanos que se ubican a gran altura y que poseen, por tanto, energía potencial gravitatoria.

Para este último caso, los metales también cumplen un rol fundamental. Las aleaciones de níquel y acero favorecen la producción de estas energías renovables a través de generar una captura del carbono y fijándolo en una forma que evite que este pueda ser liberado hacia el medio ambiente natural. También cumple un rol clave el cobre, debido a que actúa como conductor de calor y electricidad. Hoy en día, cada vez más se elige aluminio, tanto por su capacidad de conducir calor y electricidad, como por su resistencia a la corrosión y su bajo peso. Las aleaciones de cobre y níquel se pueden utilizar de muchas formas, fundamentalmente cuando se habla de aplicaciones subacuáticas.

Los comentarios están cerrados.

Llámenos

Llámenos ahora y háganos su consulta!