Lo que se conoce como disipador de calor es un instrumento que, como su nombre lo indica, se usa especialmente para poder bajar la temperatura de algunos componentes electrónicos. Se suele usar especialmente en computadoras, entre otras alternativas.

El funcionamiento del disipador se basa especialmente en la ley cero de la termodinámica. Esto, transfiriendo el calor de la parte caliente que se desea disipar al aire exterior. Es un proceso que se propicia, especialmente aumentando la superficie de contacto con el aire. Eso lo que permite es que la eliminación del calor excedente se pueda hacer de forma mucho más rápida.

¿Qué es exactamente un disipador?

El disipador -o disipador de temperatura- lo que hace es transferir la energía por calor del componente que refrigera. Esta, es llevada hacia el exterior, especialmente al aire fuera del dispositivo. Para poder hacer eso, es necesario que haya una buena conducción térmica mediante el disipador. Esta última característica es la que hace que se suelan fabricar en aluminio.

¿Por qué se fabrican en aluminio?

Como decíamos con anterioridad, hoy podemos encontrar disipador en muchos espacios diferentes. Se encuentran en muchos tamaños y formas diversos. Suelen estar en los procesadores de computadoras y de otros tipos de equipos, como así también en memorias RAM y en tarjetas gráficas.

En lo que respecta a las propiedades térmicas, hay quienes consideran que el cobre sería el material por excelencia para este tipo de dispositivos. No obstante, el cobre resulta mucho más denso que el aluminio, por lo que los disipadores pueden ser mucho más pesados. Eso reduce sustancialmente la cantidad de aplicaciones y de espacios en los que los disipadores pueden colocarse. Además, se debe destacar que el precio del aluminio es considerablemente inferior al del cobre, por lo que eligiendo el segundo también se puede producir un aumento en el precio final de los productos que requieran de disipadores.

Cabe destacar que en general los disipadores tienden a ser de pequeño tamaño. En estos casos, el peso puede acabar no siendo un problema para los productos que los llevan. No obstante, existen muchos tipos de disipadores, entre los que podemos mencionar los que son tipo torre. En estos, el peso del material con el que se fabriquen puede ser u problema. Por ello, se suele recomendar que los disipadores se fabriquen en aluminio, debido a que no sólo es mucho más ligero en lo que respecta a su peso, sino que, además, ofrece las mismas funciones que con el cobre, por su muy alta conductividad y su excelente calidad.

Hoy, además de en los aparatos tecnológicos que más conocemos como es el caso de las computadoras, los disipadores se pueden encontrar en ámbitos de lo más diversos. Se pueden encontrar en hogares particulares y en edificios, en forma de electrodomésticos. Por eso es que resulta tan importante prestar especial atención a la calidad de los mismos. Además, es importante para poder ahorrar costos y favorecer la funcionalidad completa del disipador. Teniendo este objetivo final en mente es que son cada vez más los fabricantes que están optando por hacer estos dispositivos en aluminio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámenos

Llámenos ahora y háganos su consulta!

Perfiles de carpintería, normalizados y trefilado.

Descargar catalogo

Descargar Cátalogo