Encontrá el perfil que estas buscando

Recientemente, un grupo de científicos ha desarrollado un nuevo método con el objetivo de estudiar la formación de las estrellas. Ello, mediante la acumulación gradual de los metales pesados dentro de las galaxias. Esto fue informado por fuentes académicas vinculadas a este estudio. Se basó en un nuevo algoritmo desarrollado por astrónomos pertenecientes a la Universidad de Australia Occidental, que forma parte del Centro Internacional de Investigación Radioastronómica.

Se explica desde la Universidad de Australia Occidental que:

Tradicionalmente, los astrónomos que estudian las historias de formación de estrellas asumían que la metalicidad general, o la cantidad de elementos pesados, en una galaxia no cambia con el tiempo.
Pero cuando utilizaron estos modelos para determinar cuándo deberían haberse formado las estrellas en el Universo, los resultados no coincidieron con lo que estaban viendo a través de sus telescopios.

Consideraciones sobre las estrellas

Los especialistas astrónomos aseguran que las estrellas se pueden considerar como inmensas plantas de procesamiento de energía nuclear. Toman elementos más ligeros, como puede ser el caso del helio o del hidrógeno, produciendo los elementos más pesados de la tabla periódica descubierta que se encuentran hoy dispersos a lo largo de todo el Universo. Se trata de un proceso que se desarrolla a lo largo de millones de años.

Algo que es importante comprender, es que tanto el hierro, como el carbono y el calcio en su cuerpo, el silicio en las computadoras que utilizamos todos los días, e, incluso, el oxígeno que respiramos, existe debido a que una estrella creó elementos más pesados, dejándolos atrás. Las estrellas son consideradas – en términos de los astrónomos – como las últimas fabricantes de elementos en el Universo. Al respecto del funcionamiento de las estrellas y su rol en la fabricación de elementos, la Universidad explica que:

Comprender cómo las galaxias formaron estrellas hace miles de millones de años requiere la muy difícil tarea de usar telescopios poderosos para observar galaxias a miles de millones de años luz de distancia en el Universo distante.
Sin embargo, las galaxias cercanas son mucho más fáciles de observar. Usando la luz de estas galaxias locales, los astrónomos pueden reconstruir de manera forense la historia de sus vidas (llamada historia de formación estelar). Esto permite a los investigadores determinar cómo y cuándo formaron estrellas en su infancia, hace miles de millones de años, sin tener que esforzarse por observar galaxias en el Universo distante.

Un nuevo algoritmo

El nuevo algoritmo se utiliza para modelar la energía y las longitudes de onda de la luz que proviene de caso 7000 galaxias cercanas. A través de este desarrollo, los investigadores han logrado generar una reconstrucción acerca de cuándo se formaron la mayor parte de las estrellas del Universo. Ello, de acuerdo a las observaciones del telescopio por primera vez. El código es conocido como ProSpect y fue creado por el profesor asociado Aron Robotham, del nodo de la Universidad de Australia Occidental de ICRAR.

Según asegura Robotham, se trata de la primera vez en la historia en que se ha logrado restringir cómo los elementos más pesados en las galaxias pasan a cambiar con el paso del tiempo. estos cambios, en función del análisis que se ha realizado de esas 7000 galaxias cercanas. Este proceso se ha considerado como un laboratorio galáctico. Este brinda muchas observaciones para probar el nuevo enfoque. Teniendo a esta investigación como base, el siguiente desafío para los especialistas es expandir la muestra de galaxias que se están estudiando, usando esa técnica. Se apunta a comprender cuándo, dónde y las razones por las que las galaxias mueren y dejan de formar nuevas estrellas.

Los comentarios están cerrados.

Llámenos

Llámenos ahora y háganos su consulta!