Encontrá el perfil que estas buscando

Constantemente escuchamos hablar acerca de la conductividad eléctrica y la relación que esta tiene con los metales. Sin embargo, pocas veces sabemos cómo funciona esto. Por eso, a continuación, vamos a hablar acerca de qué es la conductividad y por qué los metales resultan excelentes conductores.

Hablemos de la conductividad eléctrica

Antes de pasar a los metales y sus propiedades en este sentido, debemos entender qué es la conductividad eléctrica. Cuando hablamos de conductividad eléctrica, estamos haciendo referencia al movimiento de las partículas cargadas eléctricamente, desde un punto o medio de transmisión hacia otro. En otros términos, podemos decir que se trata de la capacidad que un elemento, medio o espacio físico tiene para conducir electricidad, es decir, para transferir energía eléctrica hacia otro punto o espacio.

Teniendo eso en cuenta, se duce que un buen conductor de electricidad es aquel material que permite el paso a través de él de la energía eléctrica. Ello, sin ofrecer mucha resistencia para hacerlo. Por el contrario, existen los considerados “malos conductores”, que son aquellos que ofrecen cierta resistencia al paso del flujo eléctrico mediante el mismo. Entonces, todo buen conductor tiene una capacidad alta de conductividad y, justamente, una resistencia baja hacia esta tarea.

Los metales y la conductividad

Teniendo en cuenta lo mencionado con anterioridad, es momento de pasar a por qué se considera a los metales como buenos conductores. Tengamos en cuenta que los metales cuentan con varios millones de átomos. Cada uno posee dos o tres electrones en su órbita externa. Se conocen como electrones de valencia. Los electrones de valencia presentes en los metales se caracterizan en particular por tener una fuerte tendencia a liberarse de electrones para poder lograr una cierta estabilidad en lo que respecta a la configuración de estos. En cambio, en su mayoría, los no metales tienen entre cuatro y ocho electrones de valencia, por lo que no tienen esa tendencia.

Para entender el funcionamiento de los átomos de los metales, podemos decir que estos se unen formando enlaces metálicos. Estos le dan una estructura más estrecha y más estable al metal. Los átomos liberados pasan a formar una especie de nube de electrones. La “nube” conduce la electricidad fácilmente. Por eso, cuando se aplica un campo eléctrico al material, lo que hacen los electrones es empezar a fluir desde una parte del metal a la otra de manera libre. Es mediante este funcionamiento que se garantiza la conductividad de los metales, razón por la cual se dice que son los mejores conductores.

Los conductores en el tiempo

Durante mucho tiempo, se utilizó al cobre como el conductor principal. Las propiedades de alta conductividad eléctrica de este metal son ampliamente conocidas, por lo que este empezó a ser utilizado en todo tipo de cableados y otros sistemas para conductividad eléctrica. Pero, con el paso del tiempo, otros metales fueron también descubriéndose como excelentes conductores. Uno de los más importantes es el aluminio. Se han descubierto diferentes ventajas del aluminio frente al cobre como elemento de conductividad eléctrica, incluyendo su bajo costo, su resistencia, su poco peso y, también, su capacidad para ser un material altamente reciclable y beneficioso para el medio ambiente, lo que lo hace uno de los materiales predilectos de las nuevas tendencias en energía.

Además de lo dicho más arriba, cabe destacar que son muchos los metales, hoy, que presentan buenos niveles de conductividad eléctrica. A continuación, mencionaremos cuáles son los principales:

  • El cobre
  • El aluminio
  • La plata
  • El oro
  • El níquel
  • El hierro
  • El cromo
  • El magnesio
  • El titanio
  • El mercurio

Los comentarios están cerrados.

Llámenos

Llámenos ahora y háganos su consulta!